jueves, diciembre 16, 2004

Tiempo...

No puedo detenerlo, volverlo, acelerarlo. Él, tiene su propio curso. El juego se llama paciencia en el hombre y madurez en la vida. Difícil de comprender y menos atender.
Tratar de recuperar algo, solo en sueños y, él sigue sin contemplaciones como yo. Por esto, mejor vivo buscando el juego del hombre y de la vida.

Yo? Tranquilo y recorriendo el camino. A veces con compañía, a veces solo, pero siempre con alguien en dentro de mi, de mi corazón y de mi pensamiento. Eso es para mi la vida. Vivir lo que presencio, con responsabilidad y provocando lo que busco. Y en los sueños trato de indagar lo que quedo atrás y lo que vendrá. Descifrar mensajes del consiente que no me habla a la cara para reforzar las actitudes del mas seguro de mis personajes en activo.

Es como un tango que suena lento y conforme, acordeón sensual y cuerdas armónicas que acompañan su evolución en tempestad de sonidos furiosos y calmos, suaves y estridentes. Se entregan en un avance que se desata en pasión humana, limpia y mácula por sentimientos que, como siempre, requieren de tiempo para saber que son.

domingo, octubre 24, 2004