Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2009

LOS CUATRO SUEÑOS MÁS GRANDES DEL HOMBRE

1. Tener las amantes que tu esposa cree que tienes.

2. Tener el dinero que tus hijos creen que tienes.

3. Ser tan bueno en la cama como tú crees que eres, y

4. Ser tan guapo como tu MAMA cree que eres
.

Soporte Tecnico

SON TODOS CASOS REALES
DE LLAMADOS TELEFONICOS DE MUJERES A UN CENTRO DE ATENCION DE UNA EMPRESA DE SERVICIOS DE COMPUTACION

para mi el mas simpatico es el caso número 11. jaja

Caso 1
Técnico de Servicio: ¿Qué computadora tiene?
Mujer: Una blanca
Técnico de Servicio: (Silencio)

Caso 2
Mujer: ¡Hola!. No puedo sacar el disquete de la disquetera.
Técnico de Servicio: ¿Ha intentado apretar el botón?
Mujer: Sí, claro, está como pegado...
Técnico de Servicio: Eso no suena bien, tomaré nota.
Mujer: No...No... Esperá.... No había metido el disquete.... está todavía en la mesa..., gracias.

Caso 3
Técnico de Servicio: Haga clic sobre el ícono de 'Mi PC', a la izquierda de la pantalla.
Mujer: ¿Su izquierda o mi izquierda?

Caso 4
Técnico de Servicio: Buenos días, ¿en qué puedo ayudarle?
Mujer: Hola, no puedo imprimir.
Técnico de Servicio: Por favor dé clic en 'Inicio' y...
Mujer: …

Desechable.

Eduardo Galeano, periodista y escritor Uruguayo
(Para mayores de 40)

Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco..

No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.

¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó tirar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo.

¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más…